Consulta africana de OSC sobre la implementación de los derechos de los agricultores

Consulta africana de OSC sobre la implementación de los derechos de los agricultores a los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura

Descargue aquí el Informe

 

 

Consulta africana de OSC sobre la implementación de los derechos de los agricultores

Consulta africana de OSC sobre la implementación de los derechos de los agricultores

CIFAN Nyéléni Village – Selingue, Malí

Del 17 al 20 de julio de 2018

 

Introducción

Cuarenta participantes de 17 países africanos, representantes de campesinos, pastores, pequeños agricultores, organizaciones de mujeres, ONG y organizaciones activas en la soberanía alimentaria, se reunieron del 17 al 20 de julio de 2018 en Nyéléni, Selingue, Mali, para defender sus derechos sobre las semillas para soberanía alimentaria. La reunión fue organizada por el Comité Internacional de Planificación (IPC) para la Soberanía Alimentaria y auspiciada por la Coordination Nationale des Organizations Paysanne (CNOP), y cuenta con el apoyo del gobierno de Brasil, Malí y Noruego, y está financiado por la Cooperación Sur-Sur de la FAO.

 

Principios fundamentales

1. El preámbulo del Tratado reconoce la contribución de los agricultores en la conservación, mejoramiento y puesta a disposición de los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (RFAA). Los participantes de la consulta africana consideran a los campesinos, tal como se define en el proyecto de Declaración de los Derechos de los Campesinos y otras Personas que Trabajan en el Campo y en Áreas Rurales del Consejo de Derechos Humanos: “Un campesino es cualquier persona que se involucra o busca involucrarse solo, o en asociación con otros o como comunidad, en la producción agrícola en pequeña escala para la subsistencia y / o para el mercado, y que depende significativamente, aunque no necesariamente exclusivamente, sobre el trabajo familiar o doméstico y otras formas no monetizadas de organizar el trabajo, y que tiene una dependencia especial y un apego a las tierras“.

2. Los sistemas de semillas de los campesinos suministran la mayoría de las semillas y variedades de plantas cultivadas y no cultivadas en África. Estos sistemas están en el origen de la biodiversidad agrícola y de los sistemas alimentarios. Las semillas de los campesinos se adaptan a las identidades culturales de las comunidades y los territorios. Los sistemas de semillas de los campesinos se basan en el conocimiento, las prácticas y los derechos colectivos de los campesinos, definidos por las comunidades campesinas según sus costumbres y tradiciones. Desarrollan diferentes variedades de campesinos que manejan la biodiversidad agrícola y no agrícola de manera dinámica.

Las semillas de los campesinos se caracterizan por la diversidad, la resiliencia y el dinamismo. Ellos son los únicos capaces de adaptarse a diferentes territorios y al cambio climático.

Los campesinos seleccionan y multiplican las semillas con su conocimiento, conocimiento y actividades bajo las condiciones de su utilización: el campo de la producción agrícola y alimentaria.

Las semillas de los campesinos garantizan la autonomía y la seguridad permanente del inventario de semillas a nivel local.

Permiten producción sostenible y agroecológica. Son fundamentales para garantizar un alimento diverso, rico y nutritivo, así como la seguridad alimentaria y la soberanía.

 

Propuestas

Los países que ratificaron el Tratado deben proporcionar las medidas necesarias para proteger y promover los derechos de los agricultores. El Órgano Rector del Tratado debe facilitar, en un proceso participativo, la elaboración de directrices sobre la aplicación de los derechos de los agricultores, teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Protección de los conocimientos tradicionales relacionados con la conservación de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura

Este derecho debe aplicarse a todos los campesinos sin excepciones. Su conocimiento sobre las semillas de los campesinos es la base cultural de su sustento, tierra, plantas y almas. Los países deben incluir en su legislación, con la participación efectiva de los campesinos, la obligación de respetar, proteger y preservar el conocimiento, la innovación y las prácticas de la comunidad campesina. Durante la recolección de semillas que alimentan el sistema multilateral, los países deben presentar a los campesinos un contrato de transferencia de material u otro tipo de contrato de conformidad con el principio del Consentimiento Libre, Previo Informado (CLPI).

Este contrato o acuerdo debe obligar al beneficiario a evitar cualquier propiedad intelectual o cualquier otro derecho que limite los derechos de los agricultores a conservar, guardar, usar o vender semillas que hayan sido intercambiadas. Debe escribirse en idiomas locales y debe indicar el lugar donde se conservan las semillas y el número de accesiones.

Los países deben prohibir el desarrollo de biotecnologías modernas, que causan contaminación o distracción de las semillas de los campesinos y los sistemas sociales relacionados con ellas.

Cuando las semillas se comercializan, los países deben compartir:

  • Información sobre todo tipo de derechos de propiedad intelectual o cualquier otro derecho relacionado con el acceso a los RFAA y los derechos de los agricultores a utilizar libremente estos recursos.
  • La información sobre todos los procesos de cría y reproducción utilizados.

El Tratado debe establecer un mecanismo de rastreabilidad de todos los recursos genéticos que permita la identificación del origen de los RFAA utilizados para el desarrollo de nuevas semillas o material de reproducción.

El Tratado debe cooperar con otras organizaciones internacionales, especialmente la Unión para la Protección de la Obtención de Variedades Vegetales (UPOV) y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) a fin de ajustar su acuerdo para respetar los derechos de los agricultores.

2. El derecho a participar equitativamente en la distribución de los beneficios derivados de la utilización de los RFAA

Los países deben monitorear el uso de los RFAA a los que se accede desde su patrimonio nacional de recursos genéticos.

Los países deberían apoyar el Tratado en la recaudación de pagos para el Fondo de distribución de beneficios, a fin de beneficiar a los campesinos y los países en desarrollo. Por lo tanto, los gobiernos pueden establecer un sistema tributario de los beneficios de las industrias que surgen de la comercialización de semillas no reproducibles libremente y sus derechos de protección, para compartir los beneficios de acuerdo con las modalidades definidas por la participación de los campesinos.

La comercialización de semillas libremente reproducibles es una contribución a la distribución equitativa de los beneficios.

El Tratado debe garantizar la participación de los campesinos en la gestión del Fondo de distribución de beneficios. Los sistemas de semillas de los campesinos que garantizan la conservación de los RFAA deben priorizarse en la utilización de los Fondos de distribución de beneficios.

El mecanismo para la presentación de proyectos a los Fondos de distribución de beneficios debe simplificarse para que las comunidades y organizaciones de campesinos puedan acceder a él, garantizando la conservación de los RFAA en el sistema de semillas de los campesinos.

El Tratado debe garantizar los derechos de los campesinos a guardar, usar, intercambiar y vender semillas incluidas en el Sistema MultiLateral (MLS), financiado por el Fondo de distribución de beneficios.

3. El derecho a participar en la toma de decisiones, a nivel nacional

No se pueden tomar decisiones nacionales u otros compromisos internacionales relacionados con los recursos genéticos sin la participación efectiva de los campesinos, así como con los derechos de propiedad intelectual, el registro de semillas, la bioseguridad y la gestión de los recursos genéticos nacionales.

Los países deben garantizar la funcionalidad de los Puntos Focales del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) y sus protocolos, en transparencia y con la consulta efectiva con los campesinos.

Para garantizar la participación efectiva, los países deben:

  • Hacer que la información necesaria sean disponible, en los idiomas locales, a los campesinos dentro del plazo de al menos 90 días antes del comienzo de la reunión, lo que les permite una apropiación colectiva de los problemas.
  • Facilitar y apoyar el desarrollo de la capacidad de los representantes de las comunidades campesinas, con una atención especial para la participación de las mujeres y los jóvenes, que son actores fundamentales en las comunidades rurales.

El Tratado debe garantizar la participación efectiva de los campesinos en todos los espacios de toma de decisiones y de trabajo.

4. Derecho a guardar, usar, intercambiar y vender semillas y el material de propagación conservado en la granja

Los países deben reconocer los sistemas de semillas de los campesinos, que son concebidos y utilizados por las comunidades campesinas de acuerdo con sus costumbres y tradiciones. Las medidas que regulan el sistema de semillas industriales y comerciales no se aplicarán a los sistemas de semillas de los campesinos, en particular en los temas de comercialización, calidad fitosanitaria y propiedad intelectual.

Los países deben reconocer reglas específicas para los derechos colectivos de los sistemas de semillas de los campesinos que garanticen la calidad fitosanitaria y nutricional de las semillas de los campesinos. Estas reglas deben garantizar la protección del conocimiento de los campesinos a través de iniciativas voluntarias, como un código de conducta o un sistema participativo de garantía.

5. Derechos de reparación

La legislación nacional y los acuerdos internacionales deben proporcionar un mecanismo que permita a los campesinos y las organizaciones que los apoyan reclamar una reparación en caso de violación de sus derechos, tal como se define en el artículo 9 del Tratado.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.