10º aniversario de las Directrices de Tenencia; Pertenecemos a la Tierra | Declaración del Grupo de Trabajo del CIP sobre Tierra, Bosque, Agua y Territorio

Con motivo del 10º aniversario de las Directrices sobre la Gobernanza Responsable de la Tenencia de la Tierra, la Pesca y los Bosques (Directrices sobre la Tenencia), más de 100 organizaciones de productor@s de alimentos a pequeña escala, Pueblos Indígenas, trabajador@s, comunidades urbanas y la sociedad civil de todo el mundo, subrayan la crítica importancia  de la tierra, la pesca y los bosques para lograr la justicia social, ambiental, de género e intergeneracional, y exigen que los Estados, la FAO y todo el sistema de las Naciones Unidas cumplan con sus obligaciones para hacer realidad el derecho a la tierra.

Muchas de las organizaciones firmantes de la declaración internacional “Pertenecemos a la Tierra” participaron en el proceso de negociación de las Directrices de Tenencia como parte de sus luchas por la soberanía alimentaria y la reforma agraria, y contra el acaparamiento de tierras y recursos. Desde su adopción, las hemos utilizado para fortalecer nuestras propias capacidades, para hacer que los actores estatales y empresariales rindan cuentas por las violaciones de los derechos humanos, para monitorear y analizar las políticas, y para desarrollar nuestras propias propuestas de marcos normativos, que respeten, protejan y promuevan los derechos de las personas y las comunidades. En varios países, las organizaciones sociales han conseguido influir en las políticas públicas y abrir espacios de diálogo y negociación con los gobiernos, las autoridades locales y los organismos regionales. En algunos casos, esto ha dado lugar a nuevas leyes y políticas que están en consonancia con el contenido y el espíritu de las Directrices de Tenencia.

Reconocemos que algunos gobiernos e instituciones internacionales, incluida la FAO, han puesto en marcha programas y financiación para promover e implementar las Directrices de Tenencia. Sin embargo, la mayoría de las veces, dichos programas se han centrado en enfoques y medidas técnicas, sin abordar las causas estructurales de la desposesión, la concentración de tierras y la destrucción de los ecosistemas.
Lamentamos que algunos gobiernos sólo hayan hecho caso a las Directrices de boquilla, mientras las ignoran de facto. Muchos gobiernos del Norte Global se han negado además a aplicarlas en sus propios países, contradiciendo así el alcance global de las Directrices de Tenencia.

La declaración hace hincapié en lo siguiente:

  • La gobernanza basada en los derechos humanos de la tierra, la pesca, los bosques y sus recursos naturales asociados es imposible sin abordar los factores estructurales de la exclusión, la desposesión y la desigualdad.

 

  • Como organizaciones de productor@s de alimentos, Pueblos Indígenas, trabajador@s, comunidades urbanas y sociedad civil, subrayamos que garantizar el derecho a la tierra es fundamental para la transformación hacia modelos sociales y económicos sostenibles, saludables y justos.

 

  • La transición hacia modelos sociales y económicos justos y sostenibles requiere el control de los pueblos y comunidades sobre sus tierras, pesquerías, bosques y territorios.

 

La declaración también contiene un claro compromiso por parte de todas las organizaciones firmantes de utilizar las Directrices de Tenencia y otros instrumentos de derechos humanos para la lucha por la soberanía alimentaria, así como demandas claras a los estados, a la FAO y a todo el sistema de las Naciones Unidas.

Lea la declaración completa aquí